Gavia y Stelvio: cimas Coppi del Giro

Stelvio, fuente de inspiración de ciclistas, montañeros, esquiadores e incluso poetas. La montaña sagrada del Giro de Italia. Gavia, su hermano pequeño, el travieso, el que a menudo se cubre de un manto blanco para no dejar a los ciclistas jugar con él. Bienvenidos al Parque Nacional del Stelvio. Pasen y vean.

Bienvenido al Parque Nacional del Stelvio

Perfil de elevación
Perfil de elevación

Todo ciclista que viaja a Italia a conocer sus puertos sabe que al menos hay dos áreas montañosas que no puede perderse: Dolomitas y Alpes orientales. Pues bien, la ruta que hoy os proponemos recorre precisamente las dos cimas más famosas y legendarias de los Alpes italianos, a la sazón, las dos cimas Coppi por excelencia de la ronda italiana: Stelvio y Gavia. Lo haremos en el mismo sentido en que lo hizo la decimosexta etapa del Giro 2014 ganada por Nairo Quintana.

Eso sí, aunque puedes seguir leyendo sentado frente al ordenador o tumbado en el sofá con la tableta, entrenarás y disfrutarás mucho más si lo haces pedaleando en tu rodillo con iGrupetto.

Passo dello Stelvio

En la cima del Stelvio

El Passo dello Stelvio se subió por primera vez en el Giro d’Italia de 1953, y sirvió entre otras cosas para que Fausto Coppi se alzara con su quinto tour. Durante la vigésima etapa que acabaría en Bormio, il Campionissimo decidió atacar a la maglia rosa cuando aún restaban 11 kilómetros para la cima del Stelvio. Hugo Koblet no pudo hacer nada para frenarlo.

Descartando la ascensión a través del Passo Umbrail, el Stelvio puede subirse desde Prato y desde Bormio. Si bien la subida que aquí os proponemos es la segunda para enlazar con el Gavia, es la de Prato la más conocida en el universo ciclista y la que se empleó en el Giro del 53. Nos quedaremos por tanto sin esas últimas curvas de herradura que tanta notoriedad han dado a este puerto de montaña, pero no nos confundamos, Stelvio por Bormio sigue siendo una ascensión majestuosa, con 5 túneles antes de llegar a la zona con mayor número de tornantis y que nos ahogará a más del 7% durante 22km. Además, aunque sus dos últimos kilómetros no tienen el atractivo fotográfico de sus hermanos por la cara de Prato, su dureza en términos de pendiente media es muy superior y se sitúa por encima de los dos dígitos.

Tornantis

Puestos a segmentar la ascensión al paso de montaña más alto de Europa hasta 1937 -año en que se abrió el Col d’Iseran- podemos distinguir en base a nuestra propia experiencia 4 tramos.

El primero, que iría desde la salida de Bormio hasta el último de los 5 túneles, podría considerarse como de aproximación, no por su pendiente -que no es para nada pequeña- sino por ser la antesala de la maravilla que viene después.

Tornantis

El segundo y más espectacular sería la sucesión de tornantis en torno a la central hidroeléctrica. Cuando sales del último túnel te encuentras con una pared repleta de curvas a izquierda y derecha que hacen dudar al más entrenado de los ciclistas. La vista que se tiene al llegar arriba bien merece echar el pie a tierra para tomar alguna foto.

En la cima del Paso Umbrail

Entramos entonces en el tercer tramo, de unos 4 ó 5km, quizás el menos atractivo por sus largas rectas y la amplitud que da paso al viento. Concluye con el cruce hacia el Passo Umbrail, a escasos 200 metros y por tanto una tentación para hacerse la foto de rigor.

En la cima del Stelvio

Y tras el cruce, el segmento final de la ascensión a este puerto mítico para ciclistas y moteros. Tal vez porque a Carlo Donegani se le terminó el lápiz con el que estaba diseñando el Passo, tal vez por falta de presupuesto, el caso es que las rampas más duras de todo el Stelvio se reservan precisamente para sus últimos 2km, cuando las fuerzas flaquean y el aire se enrarece.

En la cima del Stelvio

Acostumbrados a cimas más o menos vírgenes, en entornos naturales poco explotados, la cima del Stelvio es cuanto menos peculiar: repleta de edificios y tiendas, poblada de ciclistas abrigándose y comiendo barritas energéticas, y de moteros dando buena cuenta de salchichas del tamaño de nuestras bombas para inflar. Con tal cantidad de cosas y gentes en la cima resulta difícil escoger dónde hacerse la foto. Una buena opción es junto al restaurante/refugio el Tibet.

Passo Gavia

Siete años después de que se subiera el Stelvio por primera vez en el Giro se hizo lo propio con el Gavia. Corría por tanto el año 1960 y quién estampó por primera vez su nombre en la cima fue Charlie Gaul, ganador de dos Giros y un Tour y contemporáneo de Bahamontes, Anquetil

Cima Coppi del Giro en 6 ocasiones, a diferencia de su hermano mayor el Stelvio no ha gozado siempre de buena sintonía con los organizadores del Giro de Italia, probablemente por las no pocas veces que estos se han visto obligados a modificar o incluso anular la etapa por las nieves que cubrían su cima. Sea como fuere, el Gavia sigue estando ahí para deleite de los amantes al ciclismo, en especial para aquellos nostálgicos que tuvieron la fortuna de ver -aunque fuera por la televisión y en diferido- al americano Andrew Hampsten aparecer entre la niebla en el Giro del 88. Ese día el Gavia se subió desde Ponte di Legno y, según cuentan, la ventisca de aquel día hizo que no pocos ciclistas se subieran al coche de equipo para bajar el puerto. El frío fue tal que incluso uno de los escapados decidió resguardarse en un refugio perdiendo en meta casi 50 minutos.

fondo_04.jpg

Con un trazado y unas vistas espectaculares, el inicio del puerto no desmerece para nada la belleza de la localidad de la que parte, en buena medida gracias a las aguas del río Frigidolfo junto al que poco a poco se va ascendiendo.

Tornantis Gavia

Tras dejar atrás Pazzo se alcanza la zona de tornantis. Al estilo de lo que ocurre con Stelvio por Bormio, se suceden sin pausa hasta 10 curvas de herradura en escasos 5 kilómetros, con la ventaja en este caso de que la arboleda te oculta al menos en parte lo que se te viene encima. Con pendientes medias del 9, 10, 11% esta dura zona de curvas se acaba y da paso a una excepcionalmente estrecha carretera, más o menos rectilínea, por la que durante unos 4 kilómetros podremos contemplar, si las fuerzas y el tiempo acompañan, la enormidad del valle, con el Monte Gavia al fondo.

Túnel de Gavia

Es en esa recta interminable donde nos encontraremos con el famoso túnel del Gavia. Los 500 metros de oscuridad unidos a la elevada pendiente que hay que salvar -sobre todo al final- angustian hasta al más valiente de los ciclistas. Unos pilotos delantero y trasero son bienvenidos.

Al salir del túnel no sólo se hace la luz, sino que además llegamos a la altura del Lago Nero, a nuestra izquierda, que junto con el lago Bianco de la cima protagonizan una de las leyendas románticas de esta cima.

En la cima del Gavia

Y gracias a los tornantis de los dos últimos kilómetros, al trazado casi rectilíneo que le antecede, y a la orografía de la ladera, en los últimos metros podemos deleitarnos con el camino andado, claro está, si es que al salir del túnel no nos hemos picado con algún compañero de fatigas. Y si todo ha ido bien, no puede faltar una de esas fotos que todo buen aficionado al ciclismo le gusta tener en su álbum de recuerdos.

Hielo en Gavia

Un elemento característico de la cima del Gavia en todas las retransmisiones del Giro es la presencia de grandes paredes de hielo y nieve a ambos lados de la carretera. A menos que vayamos bien entrado el verano es muy probable que encontremos estas paredes o restos de ellas en las últimas rampas desde Ponte di Legno. No obstante, si no fuera así, siempre tendremos la cara norte del Gavia, mucho más fría y donde la nieve alrededor del Lago Bianco está casi asegurada. Al igual que el resto, las fotos que os dejamos a continuación se tomaron a finales de junio de 2009, y como veis no hacía precisamente calor en la cumbre.

Lago Bianco

Lago Bianco, en honor al velo de la joven Bianchina.

Gavia

Monumento a los caídos en la Primera Guerra Mundial, pasada la cima del Gavia en dirección hacia Bormio.

Vídeos




Crónicas

Leyendas del Passo Gavia en inglés, de la web de Will. Si quieres ubicar puertos por toda Europa, ésta es una estupenda referencia.
Extracto de la entrevista a Andrew Hampsten en que recuerda las penurias sufridas durante la ascensión al Gavia del Giro’88, de solodxt.blogspot.com.es.
Crónica de la subida al Gavia en 2013 de 1001puertosdemontana.blogspot.com.es, con un reportaje fotográfico exhaustivo.
Crónica de la subida al Stelvio en 2013 de 1001puertosdemontana.blogspot.com.es, con un reportaje fotográfico exhaustivo.
Una globera muy globera en el Stelvio.

No olvides compartirlo con tus amigos:
Publicado en: ruta Etiquetado con:

Newsletter

Déjanos tu e-mail y te avisaremos de nuevas rutas, sorteos, quedadas virtuales...

Acepto los términos y condiciones de uso y la Política de privacidad.