Tourmalet desde Argelès-Gazost: hors catégorie

Octave Lapize

Con más de 80 ascensiones en la Grande Boucle es sin duda el puerto Tour por excelencia y el deseado por todos los cicloturistas. Lo subiremos por su cara más dura y clásica, la que parte de Luz Saint Sauveur, pero para calentar los músculos saldremos un poco antes, del maravilloso Argèles Gazost.

Si aún no has tenido la oportunidad de fotografiarte junto al gigante del Tourmalet no lo pienses más. Móntate en los rodillos, abre iGrupetto y pedalea con nosotros hasta la cima. Eso sí, guarda fuerzas que el Tourmalet es muy largo.

Perfil de elevación
Perfil de elevación

Argèles Gazost

El punto de salida escogido para la ruta no es para nada casual. Argèles además de ser uno de esos pueblos maravillosos del Pirineo francés, es un lugar estratégico para el aficionado al ciclismo. Desde sus calles comienza la ascensión a Soulor y por ende a Aubisque a través del Cirque du Litor, a escasos 6 kilómetros se puede subir a Cauterets y enlazar luego con Pon’t de Espagne, la Fruitière o Cambasque, a otros tantos encontramos Hautacam… para qué seguir.

Argeles

Pero Argèles no es sólo ciclismo. Su céntrico parque con zona de juegos, arroyo que lo atraviesa y mercadillo hará las delicias de los más pequeños, y sus macizos florales las de sus padres. 100% recomendables para quién viaja con niños es el espectáculo de cetrería que tiene lugar al otro lado del Lago Gaves y la reserva de animales del Pirineo, todo en un radio de 5 kilómetros alrededor de Argèles.

Lac de Gaves

Lugares idílicos y acondicionados en los que realizar un picnic en esta zona de Francia los hay a cientos. No obstante, si estando en Argèles o alrededores no queréis retiraros en exceso sin renunciar a un picnic, una buena alternativa es la margen oeste del Lac de Gaves. Muchas mesas de madera, hierba y sombra abundante e inmejorables vistas de todo el valle.

Volviendo a la ruta por la que vas pedaleando, la aproximación al Tourmalet desde Argèles Gazost se prolonga durante unos 17 kilómetros de ligera y continua ascensión junto al río que riega todo el valle y que tiene su origen en Gavarnie. Se trata de una carretera cómoda, con buen firme, en la que se atraviesan varias galerías y cuyo único inconveniente es el tráfico. Afortunadamente con iGrupetto esto no nos preocupa.

Luz Saint Sauveur

Arneses en Luz

La llegada a Luz se hace a a través de una larga recta en la que encontramos varios cámpings, ideales para usarlos como campamento base para explorar la zona. Si Argèles Gazost es sin duda una buena opción para pasar unos días con la bicicleta, Luz en mi opinión lo es aún mejor. A pie de Tourmalet y Luz Ardiden, permite además acercarse a otras dos subidas menos mediáticas pero igualmente impresionantes: Gavarnie y Troumouse. La segunda si cabe lo es aún más, no sólo por las vistas del Cirque de Troumouse, sino porque al estar el tráfico restringido se sube en absoluta calma y armonía con el entorno.

Con el giro a izquierda en el centro de Luz comienza la subida propiamente dicha a este coloso pirenaico. Si necesitamos avituallarnos o comprar alguna prenda de abrigo para la vuelta éste es un buen momento, aunque siempre te quedará la alternativa más arriba de Barèges. Hay varias tiendas deportivas con una oferta muy amplia.

Si te acompaña la familia y tienes niños pequeños la subida al Tourmalet siguiéndote se les puede hacer algo larga. Dales un respiro y que salgan algo más tarde. En esta misma plaza suele haber montadas algunas atracciones para ellos, como carruseles o arneses para saltar. No temas por las fotos que no te sacarán que tienen 19 kilómetros al 7% para alcanzarte.

Y por fin el Tourmalet

Panorámica del Tourmalet

¡Qué maravilla! Tengo que reconocer que con el Tourmalet no soy para nada objetivo. Tal vez sea porque mi primer viaje de alforjas, con el que mi padre me abrió los ojos a un ciclismo no únicamente competitivo, tenía como slogan Dos Hermanas – Tourmalet. Será por eso que siempre que he tenido la oportunidad, y cuando no la he tenido la he provocado, he vuelto. Lo he subido en bici de carretera y de montaña, con y sin alforjas. Tan sólo me queda estrenar mi tándem allí. Dicho esto, cualquiera que haya tenido la fortuna de visitar el Tourmalet probablemente dejará de ser objetivo con este paso de montaña. No es el puerto más alto del Pirineo y mucho menos de Francia, pero sus más de 100 años de historia en el Tour de Francia le confieren un misticismo especial.

La subida desde Luz es la subida clásica al Tourmalet, la más salvaje, la que se empleó durante la décima etapa del Tour de 1910. Ese día los ciclistas dejaron Luchon con destino Bayona: 326 kilómetros con Aspin, Tourmalet, Soulour, Aubisque… y lo más suave que le llamaron a los organizadores fue criminales y asesinos. Teniendo en cuenta la dureza actual del puerto, las bicicletas de la época y el kilometraje de la etapa, criminal no parece un apelativo excesivo. Pues bien, esta variante aunque no por la Via Fignon es la que os hemos propuesto en iGrupetto.

La subida comienza desde las mismas calles de Luz Saint Sauveur. Apenas recorrido kilómetro y medio dejamos a nuestra izquierda un merendero ideal para, si vas con alforjas, descansar o comer antes de iniciar la subida propiamente dicha. Hasta Barèges las vistas se ven afeadas a menudo por los trabajos en torno al cauce del río Bastan que vamos remontando. Con un trazado rectilíneo salpicado por algunas curvas de herradura -un total de seis para ser exactos- y con porcentajes en torno al 7% nos plantamos en esta pequeña localidad, avanzadilla de Luz como estación de esquí. Parar aquí no tiene mucho sentido a menos que necesitemos comprar algo, o vayamos con alforjas y necesitemos recobrar el aliento antes de afrontar las rampas más duras del puerto.

Ultimo kilometro Tourmalet

Pasado Barèges la pendiente se incrementa y el tráfico disminuye, lo que nos permite disfrutar más del entorno. No será hasta pasados tres kilómetros cuando alcancemos la bifurcación, la que nos permite escoger entre la Via Fignon o la que discurre por la ladera este del valle. En nuestro caso vamos a tomar ésta última con el fin de disfrutar de las vistas que conceden sobre el valle sus cinco curvas de herradura. Dejaremos por tanto para otra ocasión la alternativa en honor al gran corredor francés. El alivio en términos de pendiente que conlleva el cambio de ladera dura poco,y de nuevo volvemos a subir a un ritmo del 7-9%.

Cuatro kilómetros después de haber tomado el desvío las dos carreteras vuelven a unirse. Nos quedan tan sólo cuatro kilómetros hasta la cumbre. Tras un kilómetro muy duro, al 9%, entramos en una zona de “transición” al 7-8%, que vamos pasando como sin querer, como si no quisiéramos alcanzar ese último tacón a izquierdas que te obliga a levantarte del sillín cuál Octave Lapize en su monumento. O tal vez sea porque no queremos hollar esta cima que tan idealizada tenemos. O tal vez también por ese 10% medio de ese último kilómetro.

En la cima del Tourmalet

Tras el tacón, apenas 300 metros más arriba, alcanzamos nuestro sueño. Unas fotos junto a los monumentos a Octave Lapize (primer corredor en superar la cima en 1910) y a Jacques Goddet (director del Tour) son obligadas antes de iniciar la bajada hacia Sainte-Marie-de-Campan, punto final de esta ruta.

La Mongie y Sainte-Marie-de-Campan

Pic du Midi

Pic du Midi 4

Pocas estaciones de esquí en altura se pueden considerar bonitas. La de la Mongie no es una excepción. Para aquellos que no esquiamos el único atractivo de visitarla puede ser quizás tomar el teleférico que te sube hasta el observatorio/museo del Pic du Midi. Si vas con niños debes saber que no se aconseja para los muy pequeños, por los efectos sobre sus oídos del cambio de altura en un corto espacio de tiempo. En ese caso puedes optar por ir caminando desde la cima del Tourmalet hasta el Pic du Midi, a través de una pista bastante ancha que sale a la izquierda del monumento a Lapize. Se trata de una caminata bastante larga pero sin dificultad, al menos hasta los últimos 300 ó 400 metros, momento en que la pista se convierte en pedregal e incluso has de pasar a gatas bajo una especie de montacargas. Llegados a este punto, si queréis tomar algo en el bar o visitar el museo tendréis que pagar la entrada al recinto.

Campan

Tras La Mongie llegan las galerías que tanto se alegra uno de ver cuando sube el Tourmalet por esta vertiente (pronto en iGrupetto), sobre todo porque eso significa que las peores pendientes ya han pasado. Al alcanzar la zona más boscosa ya se intuye la llegada a Sainte-Marie-de-Campan, una localidad pintoresca donde las haya, con sus mounaques muñecos pintados y disfrazados presentes en tejados, balcones o plácidamente sentados junto a las puertas.

En Sainte-Marie, tras reponer líquido en la fuente que encontramos a izquierdas, bien merece la pena acercarse hasta la placa con la que el Tour homenajeó a Eugène Christophe, célebre ciclista que en ese primer paso de la carrera por el Tourmalet rompió su horquilla y tuvo que repararla personalmente y sin ayuda en un taller de este pueblo, eso sí, tras haber bajado a pie al menos 10 kilómetros. Un ejemplo de determinación.

Vídeos

Y este otro… porque se lo merece. Alguien que sube a caballito, sí a caballito, el Tourmalet entero debería tener otro monumento más arriba. Con un par de minutos que lo veas es suficiente.

Enlaces

El gigante del Tourmalet, por Javier Sánchez-Beaskoetxea. No os perdáis este interesantísimo artículo sobre el origen de la escultura de la cima del puerto. ¿Sabíais que para el invierno se retira? De nuevo Javier Sánchez-Beaskoetxea os lo explica aquí.

Alphonse Steinés, por Holden Caulfield. Gracias una pequeña mentira de Steinés el Tourmalet es lo que es hoy. Todos los ciclistas estamos en deuda con él.

Eugene Cristophe y la forja de Santa Marie de Campan, por Claudio Montefusco. Un ejemplo a conocer por los aficionados más jóvenes a este maravilloso deporte.

Campan: cagots, mounaques y mariolles. Un poco de historia acerca de esta localidad.

No olvides compartirlo con tus amigos:
Publicado en: ruta Etiquetado con: ,

Newsletter

Déjanos tu e-mail y te avisaremos de nuevas rutas, sorteos, quedadas virtuales...

Acepto los términos y condiciones de uso y la Política de privacidad.