Un paseo por los castillos del Loira: Chambord, Chenonceau, Amboise…

Todo alrededor del Loira es perfecto para un ciclista aventurero que, sólo o en familia, quiera dejar fascinarse por el encanto de sus castillos o de ciudades como Tours, Blois u Orleans. La ruta que hoy te proponemos en iGrupetto te llevará por cinco de sus más famosos chateaux.

Sigue leyendo pero no lo hagas sentado en el sofá de casa o tumbado en la cama. Móntate en tu bicicleta estática o en tu rodillo de entrenamiento y pedalea con nosotros en iGrupetto. Disfrutarás más del recorrido que te proponemos y además harás ejercicio. Empezamos.

Perfil de elevación
Perfil de elevación

Chambord

Chambord

Chambord es el castillo más grande de los Castillos del Loira a pesar de que fue construido para servir como pabellón de caza para el rey Francisco I, quien mantuvo sus residencias reales en el Castillo de Blois y en el Castillo de Amboise. Esos dos castillos también los visitarás a lo largo de la ruta que ahora inicias.

Dominio de Chambord

Chambord comenzó a construirse en 1519 y en su diseño original probablemente participó Leonardo Da Vinci. Entre sus aportaciones destaca la Gran Escalinata, diseñada para que quienes subían y bajaban no se pudiesen ver.

Sin embargo Chambord no es únicamente su castillo, ni mucho menos. El Dominio de Chambord, patrimonio mundial de la Unesco, incluye además del castillo todo el parque forestal que lo circunda. Con más de 5400 hectáreas, incluye una reserva nacional de fauna y caza, multitud de senderos señalizados aptos tanto para pasear a pie como en bicicleta, áreas de anidación de aves, etc. Nuestro paseo en iGrupetto por Chambord discurre por las vías y senderos principales, pero las posibilidades sobre el terreno son extraordinarias, estando señalizadas por colores las distintas rutas. Si tienes ocasión de visitar este castillo, especialmente si lo haces en coche, no olvides traer tu bicicleta y un buen picnic.

Finalizada la visita a este primer castillo recorreremos los 16 kilómetros que lo separan de Blois, nuestro siguiente destino, alcanzando para ello primero la ribera del río Loira.

Loire à vélo y la EuroVelo 6

Paralelo al Loira discurre una de las grandes vías ciclables de Europa, la EuroVelo 6, por la que puede irse desde St. Nazaire en el Océano Atlántico hasta el mismísimo Mar Negro. Este inmenso carril bici está particularmente bien acondicionado en Francia: segmentos de asfalto y de tierra o grava muy fina aptos para cualquier bicileta híbrida, una señalización exquisita que hacen innecesario llevar GPS; semáforos exclusivos para ciclistas… una delicia para el cicloturista.

Eurovelo6

Toda esta infraestructura ciclista de La Loire à vélo hace que las márgenes del Loira estén repletas de ciclistas de alforjas, incluso familias enteras, que usan esta autopista ciclista para ir de castillo en castillo durante todo el año.

Blois y su castillo

Puente de Blois

El castillo de Blois se encuentra en la margen norte del Loira, por lo que lo primero que haremos al llegar a esta preciosa ciudad será cruzar su río por el puente de Jacques Gabriel, construido hace casi 300 años.

Iniciaremos entonces un precioso paseo por el casco histórico y poder así contemplar las Escalinatas de Denis-Papin, la espectacular rosaleda junto al ayuntamiento, el sorprendente museo de la magia, los coches de caballos…

Rosaleda en Blois

Mientras pedaleas por Blois te maravillarás con la cantidad de jardines y macetones floridos que vas dejando atrás. En Francia la etiqueta “Les villes et villages fleuris” identifica a aquellas localidades que cuidan con esmero sus parques y adornan sus calles con flores. Pues bien, en una escala de una a cuatro flores, Blois tiene las cuatro. Y si te gustan las flores y el paisajismo, no puedes perderte el Parque Floral de Orleans.

Coche de caballos en Blois

Casi sin darte cuenta irás ganando altura con tu bicicleta hasta llegar a la plaza que alberga el Château Royal de Blois y la oficina de turismo. Visitarás los exteriores del château, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y testigo de intrigas palaciegas entre las que se incluye el apuñalamiento de un duque. Gracias a iGrupetto lo harás sin bajarte de la bici.

Frente al castillo encontraremos la estatua y la casa/museo con la que la ciudad rinde homenaje a su gran mago Robert Houdin. Lejos de ser un aburrido museo acerca de la vida y obra de Houdin, la Casa de la Magia sorprende a todos cuando enormes cabezas y colas de dragón asoman por los balcones y ventanas de su fachada.

Chaumont

Tras 18 kilómetros por la ribera sur del Loira alcanzaremos Chaumount-Sur-Loire, la ciudad que alberga el siguiente castillo de la ruta. Al Château de Chaumont, de estilo medieval, se accede a través de un doble puente levadizo. De él destaca sobretodo su alta torre del homenaje y sus jardines de corte inglés, estos últimos mejorados año tras año gracias al Festival Internacional de Jardines. No abandonarás Chaumont sin pedalear entre algunas de las obras ganadoras. Su belleza anima a tomarse un descanso mientras se saborea algún buen queso de la zona.

Amboise

Poco a poco nos vamos acercando al final de la ruta. Para llegar al Palacio Real de Amboise tendrás que pedalear primero otros 17 kilómetros. Disfrútalos porque serán los últimos que realices junto al Loira.

Tras pasar Rilly-sur-Loire, Mosnes y Chargé alcanzamos nuestro destino. En este castillo, concretamente en la capilla de San Huberto, estuvo enterrado Leonardo Da Vinci hasta que su tumba fue profanada. De hecho Leonardo pasó sus últimos años de vida en otro castillo próximo a éste, en el de Clos-Lucé. Se dice que para permitir la comunicación entre ambos castillos fue construido un pasadizo subterráneo.

Chenonceau

En el trayecto que te separa del último de los castillos encontrarás la atracción Mini-Châteaux Val de Loire, con las recreaciones en miniatura de muchos de los castillos de la región. Sin duda un buen plan para introducir a los más pequeños en los secretos de esta región francesa.

La bienvenida al Château de Chenonceau te la dan los Jardines de Catalina de Médicis, en los que flores y arbustos esculpidos por manos prodigiosas dan un aspecto extremadamente cuidado al entorno. Un 10 para los jardineros que mantienen el laberinto de setos por el que también tendrás la oportunidad de pedalear.

Chenonceau fue construido a partir del Renacimiento por una sucesión de damas aristocráticas, cada una de las cuales supieron dejar su impronta: Catherine Briçonet el pabellón, Diana de Poitiers el puente sobre el río Cher y los jardines… La galería de 60m construida sobre el río Cher le confiere a este castillo una imagen única y diferente a la de sus competidores.

Vídeos

Próximamente pondremos un pequeño vídeo de nuestro paso por el Loira y sus castillos.

Crónicas

Los castillos del Loira: 3 visitas desde Tours, por Ángel Martínez Bermejo.

Blois, por Ángel Martínez Bermejo.

No olvides compartirlo con tus amigos:
Publicado en: ruta Etiquetado con:

Newsletter

Déjanos tu e-mail y te avisaremos de nuevas rutas, sorteos, quedadas virtuales...

Acepto los términos y condiciones de uso y la Política de privacidad.