Quebrantahuesos: la nº1 de las cicloturistas españolas

Si eres aficionado a la carretera y no has oído hablar de la QH o Quebranta, probablemente no seas tan aficionado como crees. La de 2014 ha sido su XIV edición y en la misma han participado más de 8500 ciclistas. Entre los participantes ilustres se encontraban Miguel Indurain, Abraham Olano, Edurne Pasabán y David Albelda. Con casi 200km de recorrido y más de 3.500m de desnivel positivo acumulado, es uno de los “monumentos” que todo buen aficionado aspira a hacer al menos una vez en su vida, estampando su nombre en colosos pirenaicos como Somport, Marie Blanque o Portalet.

Perfil de elevación
Perfil de elevación

Si aún no la has hecho, ¿qué mejor ocasión que su XV edición en 2015?. Si te unes a iGrupetto seguro que nos encontramos el año que viene en la línea de salida de Sabiñánigo.

Vídeos

Aquí os dejamos una selección de vídeos en los que podrás saborear la magia de una prueba como ésta. Si quieres recomendarnos algún otro ya sabes. Esperamos que os gusten.

De unos años para acá TVE realiza un amplio reportaje de la QH. De todos ellos, el segundo, el de 2012 es el que más nos gusta.





Y si hay alguien del que todos los cicloturistas españoles han oído hablar ese es Chema Arguedas. Sus libros sobre entrenamiento y nutrición son auténticos best-sellers. Chema Arguedas nos resume en 5 vídeos lo que nos vamos a encontrar en Sabiñánigo. Recomendables para todos, imprescindibles para los que van a afrontar su primera QH.





Y por último, tres vídeos muy motivadores acerca de cómo afronta Paloma Castro -una madre trabajadora con 4 hijos- su primera QH. Muy emotivo e inspirador. El mejor momento, la subida al Portalet en el tercer vídeo de la trilogía. Estos y otros vídeos los tenéis en AvanzamosTv



Crónicas

Crónicas en Internet de participantes en la Quebranta hay cientos. Obviamente aquí no vamos a enlazarlas todas y probablemente tampoco sean las mejores o, como diría aquél, no son todas las que están, ni están todas las que son, pero éstas tienen algo que nos enganchó a leerlas hasta el final.

Zarabici en la QH 2014
El hijo del trueno en la QH 2013
Superglobero en la QH 2011 y la de 2012
Crónica de un ¿médico? en la QH 2014
Una globera muy globera en la QH 2014.

Algunos datos interesantes sobre la edición de 2014

En la edición de 2014 llegaron a meta 8042 participantes, de los que 197 fueron féminas. Como en ocasiones anteriores, la longitud y dificultad del trazado hicieron que la categoría predominante fuera la que va de 35 a 44 años.

QH 2014. Mujeres. Participación según edades
QH 2014. Hombres. Participación según edad.

Los dos gráficos siguientes van a sorprender a más de uno, a nosotros al menos lo hicieron. El primero muestra los tiempos medios de paso en los hombres, y del mismo se desprende que el tiempo medio de los ciclistas de más de 65 años apenas supera en hora y cuarto el tiempo medio de los ciclistas de más de 35. Pero ahí no acaba la cosa, si nos fijamos en el segundo, el de los tiempos mínimos de paso, el de los pata negra, negrísima, vemos con asombro como hubo veteranos de más de 55 años que llegaron a menos de 5 minutos de cabeza de carrera. Hasta alguno de más de 65 se coló por debajo de las 6:45. Sin duda estos datos dejarán un sabor agridulce a algún que otro Máster’30 con diploma ORO por encima de las 7 horas.

QH 2014. Hombres. Tiempos medios de paso.
QH 2014. Hombres. Tiempos mínimos de paso.

Cuando uno se inscribe en la Quebranta, mejor dicho, cuando uno obtiene plaza para la Quebranta, siempre se marca un objetivo. La falsa modestia nos lleva a muchos a decir que tan sólo queremos acabarla, pero todos sabemos que en la mayoría de los casos no es así. Muy probablemente nos hayamos marcado un objetivo de tiempo que nos permita alcanzar la ansiada PLATA u ORO, habremos buscado hasta la saciedad en Internet los tiempos de paso para no pasar de las siete, siete horas y media, ocho… y al final nos quedaremos con lo de siempre: el tiempo que harás en meta será el doble del que lleves cuando corones Marie Blanque. Vamos a tratar de aportar un poco de luz al tema en base a los resultados de 2014. Antes de comenzar conviene destacar que la de 2014 fue una edición sin lluvia pero con viento desfavorable en la segunda mitad del recorrido. Esto se hizo notar sobretodo al enfilar la penúltima subida, la del Portalet, caracterizada por la amplitud de la carretera y del Plateau d’Aneu, con pocos obstáculos por tanto para frenar a Eolo. Dicho esto comenzamos.

Los tiempos medios de paso por categorías son de escasa utilidad para quien se marca terminar la QH en un tiempo dado. Ya hemos visto arriba que hay machacas de 65 años -antiguos veteranos C– capaces de bajar de la siete horas, y sub23 que a duras penas pudieron concluir la prueba en más de 10 horas. Además, no creemos que nadie subiendo el Marie Blanque se pare a pedirle el DNI al compañero de fatigas. Quizás eche el pie a tierra por otros motivos, pero no por ese.

Lo realmente útil son los tiempos de paso medio por intervalos de llegada: ¿cuáles fueron los tiempos de paso de los corredores que acabaron la prueba entre 6:30 y 7:00? ¿Y entre 7:00 y 7:30? ¿Y…? La siguiente tabla recoge esa información en intervalos de 15 minutos hasta las 8 horas, y de 30 a partir de ahí.

Tiempos de paso medios Quebrantahuesos 2014

iGrupetto en la QH 2014

Como ya hiciera en 2012, Salvador Romero, álma máter de iGrupetto, acudió el 21 de junio a Sabiñanigo. Os dejamos con un extracto de su participación.

Elite Travel Fluid

…este año el objetivo que me había marcado era claro: bajar de siete horas. Como siempre, en los meses previos recorrí muchos kilómetros y puertos. Y como les ocurre a muchos, las salidas a la carretera las tuve que restringir a los fines de semana. De lunes a viernes tocaba machacarse en los rodillos, concretamente en mi Vitus del 91 sobre un rodillo Elite Travel Fluid del 99, con un surco en el cilindro de acero que asusta.

Rumbo a la Quebrantahuesos 2014

Respecto a mi participación en 2012 tenía a favor el conocimiento del terreno, kilo y medio menos de peso y la posibilidad de salir desde uno de los cajones, concretamente el verde, el que designaba a aquellos participantes con un tiempo acreditado entre siete y siete horas y media -el mío era de 7:12:44. En contra, una lesión de rodilla que me había obligado a parar un par de semanas a mediados de mayo y a relajar los entrenamientos desde entonces. Debía llevar además un vendaje compresivo en la base del cuádriceps. Cierto es que, gracias a Jose Romero, no sólo pude acudir a la Quebranta sino que además la pierna fue lo único que no me molestó durante todo el recorrido. Pues con ese objetivo y acompañados de padres, mujer e hijos nos plantamos en Sabiñánigo el jueves previo a la marcha.

Con objeto de desentumecer los músculos después del largo viaje desde Sevilla, el viernes subí junto a mi padre a Cotefablo (1423m; 14km; 567m+; 3.9%) desde Biescas. Sin duda un recorrido 100% recomendable, por la belleza del paisaje, el escaso tráfico y la ausencia de fuertes pendientes.

El sábado amaneció bueno. Sin embargo el pronóstico del tiempo no dejaba claro lo que nos encontraríamos en el Valle de Aspe, al otro lado de la frontera, así que opté por echar un chubasquero ligero en vez de un paravientos. Llegué temprano a Sabiñánigo, así que pude colocarme sin mayores problemas en segunda línea del cajón verde. La salida fue como siempre de locura, en vez de circular volábamos bajito. Después de ir enganchando grupos que tiraban para adelante, en una bajada tendida a pocos kilómetros de Jaca ocurrió lo inevitable: una caída a más de 60Kmh que provocó dos montoneras -una delante y otra detrás- que apunto estuvieron de engullirme. Por suerte, por la habilidad del ciclista del Club Ciclista Giralda que me predecía, y porque no soy de arrimarme mucho, lo cierto es que pude salvar el percance. Cuando días después miraba los datos del Polar todavía se me aceleraba el pulso.

Caída en la QH

…las sensaciones al coronar Somport no podían ser mejores:la pierna no me molestaba, el tiempo de paso -1:37- era notablemente inferior al que me había marcado, me encontraba con fuerzas… Todo el descenso y llaneo hasta Escot transcurrió sin percance alguno, lo que aproveché para comer alguna barrita. El inicio de Marie Blanque fue bastante similar al de 2012, yendo de menos a más, pasando a corredores, hasta que de pronto CATAPUM, el Tío del Mazo del que tanto habla Perico me alcanzó de lleno, y convirtió los últimos cuatro kilómetros de Marie Blanque en un auténtico calvario. Probablemente porque nunca me he bajado de la bicicleta tampoco lo hice ese día, pero si hubiera tenido la más mínima excusa… En fin, que quedaban 100Km por delante durante los cuales no iban a ser ni uno, ni dos, ni tres los ciclistas que me superarían, a los que trataría de coger rueda y de los que finalmente tendría que soltarme. Prácticamente hasta el último tercio del Portalet no volvería a recuperar buenas sensaciones.

El Portalet es un puerto que se hace duro por lo que ya llevas en tus piernas y por su longitud, no por sus pendientes. Como ya me ocurriera en 2012, hice la subida de menos a más, no por voluntad propia sino porque las piernas no daban más de sí, al menos hasta que hicieron efecto los geles y la ilusión por ver a mi familia en la cima del puerto. Aunque en carrera el esfuerzo no deja a tus neuronas disfrutar del entorno, éste es grandioso. El Valle de Ossau bien se merece una escapada de al menos una semana para recorrer todos sus rincones ciclistas y no ciclistas: le Petit Train d’Artouste, Lac de Bious Artigues… pero eso ya os lo comentaré en otra ocasión. Volviendo a la Quebranta, el descenso del Portalet como siempre muy rápido y tirando mucho de plato grande, tanto, que en las primeras rampas de Hoz de Jaca los cuádriceps se subían a la altura de las muelas. No abusando de desarrollo y con algún que otro puñetazo en las piernas yo al menos conseguí tirar para arriba sin que la cosa llegara a mayores y sin bajarme, pero en el grupo que me acompañaba al menos cuatro tuvieron que echar pie a tierra. El vídeo que pude grabar con la GoPro de esas primeras rampas asustará a más de un novato que vaya a afrontar su primera QH, máxime teniendo en cuenta que los que se bajaban eran ciclistas que acabarían la prueba en poco más de siete horas. O sea, que no eran pata negra pero tampoco eran cojos.

Corredor vintage en la Quebrantahuesos 2014

Para el tramo final desde Hoz hasta Sabiñánigo logramos componer un grupo bastante numeroso pero la verdad poco colaborador. Apenas cinco o seis corredores pasábamos a dar relevos, y de entre esos cinco o seis había un crack que destacaba entre todos. Se trataba de un participante vintage ataviado con bicicleta (Eddy Merckx de acero en Columbus), ropa (Kelme), zapatillas (las míticas R-100 para rastrales)… de los años 80. Hasta unas gafas Bollé de la época portaba. Y todo en perfecto estado y reluciente. Pero es que además era con creces el corredor que más fuerte estaba en el grupo, que más relevos daba y que más animaba al resto.

Respecto a 2012 la llegada a Sabiñánigo la habían cambiado, con unos últimos repechos bastante duros como paso previo al callejeo final por sus calles. Afortunadamente no levanté el pie hasta pasar por meta, cosa de la que me alegraría luego enormemente al recibir el diploma. En la QH uno no sabe el tiempo real que ha hecho hasta que le dan el diploma. Hay que tener en cuenta que el cronómetro oficial se pone en marcha para cada corredor cuando pasa por el arco de salida, no cuando sales de tu cajón y tu marcador empieza a contar segundos.

Diploma ORO en la Quebrantahuesos 2014

Sentado en una de las carpas, esperando mi diploma, la sensación general sobre la QH que había hecho no era buena. Si en 2012 claramente fui de menos a más, en 2014 me había ocurrido justamente lo contrario, siendo superado por muchos ciclistas a los que previamente había dejado. Además sabía que no había alcanzado el objetivo de bajar de las 7 horas y que muy probablemente había hecho peor tiempo que dos años antes. Como os podéis imaginar, después de más de 200Km pedaleando mi sorpresa fue mayúscula cuando me dieron el diploma y comprobé que había hecho 26 segundos menos que dos años antes. Ni a posta hubiera conseguido tal sincronización. No haber superado el tiempo de dos años antes fue como un premio de consolación y una recompensa a no darme por vencido cuando Monsieur Mazo hizo acto de presencia a 100Km de meta. En términos clasificatorios sí mejoré algo -del puesto 2132 al 1675 en la general, y del 995 al 817 en la categoría de 35 a 44 años- lo que pone de manifiesto la mayor dureza de este año por el viento del Portalet.

Ya de vuelta en casa, me entretuve en analizar los tiempos de paso y posiciones para corroborar o desmentir las impresiones que había tenido en carrera: muy bien hasta Somport, falta de confianza en el descenso hasta Escot, mal en Marie Blanque y buena parte del Portalet, recuperado y con fueras en el último tercio del Portalet y hasta meta. Los datos no hicieron más que confirmarlo: hasta Portalet mi clasificación tanto en la general como en mi categoría fue empeorando, y a partir de ahí experimentó una leve mejoría.

Tiempos de paso y clasificación intermedia en la Quebrantahuesos 2014

Clasificación intermedia y final en la Quebrantahuesos 2014

Pero bueno, ¿qué mejor excusa para volver en 2015 en lo que será el vigésimo quinto aniversario de la prueba? Os dejo con un vídeo con los mejores momentos grabados desde las GoPro que llevé acopladas a mi bicicleta. Espero que os guste.

No olvides compartirlo con tus amigos:
Publicado en: ruta Etiquetado con: , ,

Newsletter

Déjanos tu e-mail y te avisaremos de nuevas rutas, sorteos, quedadas virtuales...

Acepto los términos y condiciones de uso y la Política de privacidad.