Lastras para rato

Pintada de Lastras sobre asfalto

Estamos pasando unos días en Granada -en Güéjar Sierra para ser más precisos- disfrutando de la no-nieve de Sierra Nevada en la víspera de año nuevo. Cuando planeamos la escapada hace un par de semanas pensábamos subir Sierra Nevada hasta donde la nieve nos permitiese, aprovechando la ascensión para tomar algunas fotos de nuestras bicis sobre el manto blanco e ilustrar una última ruta virtual con la que felicitaros la entrada en 2016.

Pues bien, nieve lo que se dice nieve, lo que la RAE define como “agua helada que se desprende de las nubes en cristales sumamente pequeños…” no hemos visto. Los escasos copos de nieve que hemos podido encontrar eran artificiales y rara vez se salían del trazado de unas pocas pistas seleccionadas. Nada que ver con las paredes heladas que te sueles encontrar llegando a Hoya de la Mora como si del mismísimo Passo Gavia del 88 se tratase.

Pero la no-nieve a finales de diciembre en Sierra Nevada tiene sus compensaciones, y en nuestro caso ha sido poder subir por Hazallanas y encontrarnos con el nombre de un Caballero del ciclismo pintado en el asfalto: Pablo Lastras.

Ciclismo a Fondo

Lastras es uno de esos ciclistas a los que incluso desde la distancia te atreverías a calificar como buena persona. Es sin duda lo que transmite su rostro y sus acciones como gregario de lujo durante tantos años. Y es también la cualidad que destacan aquellos que que tienen la fortuna de conocerlo y que se atreven a llamarlo Penkas. Pues bien, escasas horas después de leer la entrevista que le hace Luis Pasamontes a Pablo Lastras en el último número de Ciclismo a Fondo tuvimos la fortuna como digo de encontrarnos su nombre inmortalizado con pintura sobre la carretera, vestigio de la décima etapa de La Vuelta a España 2013, aquella en la que un pletórico Horner pudo con el mismísimo Níbali.

Es cierto que a Lastras ya no lo veremos más dando pedales ayudando a Valverde y compañía a conseguir sus triunfos, pero para los aficionados, para esos que disfrutamos subiendo puertos cuantos más duros mejor, las pintadas con su nombre nos seguirán sirviendo de acicate para seguir sufriendo y no sucumbir a poner pie a tierra. En Hazallanas pudimos leer su nombre al menos en dos ocasiones -quizás hubiera más pero las rampas del 18% terminaron por nublarnos la vista- pero habrá cientos por toda España. Y no creo que nos equivoquemos que dada la trayectoria de Pablo Lastras y su carisma entre los aficionados, sigamos viendo estas pintadas en el futuro incluso en carreteras recién asfaltadas.

Como regalo para este gran ciclista, gregario de lujo pero con momentos de gloria que para sí quisieran algunos jefes de fila -ver palmarés-, os proponemos crear un álbum fotográfico en Twitter con las pintadas que encontremos con su nombre y las etiquetemos con el hashtag #lastrasontheroad. Lo inauguramos nosotros con Hazallanas, que como sabéis la tenéis disponible desde hace meses para hacerla virtualmente sobre vuestros rodillos en iGrupetto.

Desde iGrupetto le deseamos a Pablo el mayor de los éxitos en los nuevos retos profesionales que decida afrontar.

No olvides compartirlo con tus amigos:
Publicado en: actualidad Etiquetado con: ,

Newsletter

Déjanos tu e-mail y te avisaremos de nuevas rutas, sorteos, quedadas virtuales...

Acepto los términos y condiciones de uso y la Política de privacidad.